null

‘Mobility Intelligence’ o cómo mejorar la calidad de vida en la ciudad

Así ayuda el Big Data a disminuir el impacto ambiental, mejorar la seguridad ciudadana o impulsar oportunidades de negocio en las ciudades inteligentes. 

Cada vez son más las personas que eligen las grandes ciudades como lugar de residencia. La mayoría de las capitales ven crecer día a día su población y eso puede afectar a la calidad de vida de los ciudadanos que viven en ellas. O no. La tecnología puede ser un gran aliado para mejorar la organización de los núcleos urbanos. Pero, ¿cómo?

No es la primera vez que escuchamos el término smart city, aunque seguramente no sepamos exactamente en qué nos beneficia. Pues bien, pongamos ejemplos prácticos. Te levantas por la mañana y coges el coche para ir a trabajar. Gracias a la tecnología Mobility Intelligence, podrás evitar el atasco que sufres todos los días, ya que, conociendo las rutas más transitadas, se podrán adaptar las infraestructuras y evitar grandes aglomeraciones.

Reducción del impacto ambiental

Si en vez de coger el coche, sueles ir en transporte público, la inteligencia por movilidad hará que disfrutes de un mejor sistema de transporte. Los trayectos que más se realicen contarán con un servicio más amplio, evitando así la saturación de viajeros en determinados desplazamientos. De esta manera, se optimiza la gestión de los recursos y, tanto si vas en coche como en transporte público, te moverás de forma mucho más sostenible, reduciendo el impacto ambiental

La movilidad es solo uno de los aspectos en los que el Big Data puede mejorar la calidad de vida en la ciudad. El valor de los datos que nos brinda el Mobility Intelligence puede impulsar la economía, el cuidado del medioambiente o ayudar a las instituciones a tomar decisiones más eficaces. Saber cómo se mueven los ciudadanos, nos hace conocer de primera mano sus necesidades y puede ser de interés tanto para ayudar a impulsar la economía como para impulsar políticas más acertadas en la administración pública. 

Gracias a los datos que generamos a cada paso en la ciudad, la tecnología Mobility Intelligence consigue información de valor que puede ayudar a mejorar la calidad de vida en muchos aspectos de nuestro día a día.  

La información sobre los desplazamientos de la población puede ayudar en la detección de nuevas oportunidades de negocio. Si en una determinada zona, a través de la inteligencia por movilidad, se detecta la necesidad de un supermercado, para la economía local supondrá una nueva fuente de ingresos y, al mismo tiempo, se cubrirá la falta de un servicio para la población. Pero no solo en el sector privado, si no que también será muy útil para una gestión inteligente de los servicios públicosGracias al Mobility Intelligence, sabremos con exactitud dónde es necesario abrir o ampliar un hospital, una escuela o un centro de mayores.

Con la información clave, los servicios públicos podrán tomar decisiones más eficaces y optimizar la gestión de estos servicios de primera necesidad. Prediciendo la demanda en base a los datos de movilidad de los ciudadanos, también se puede realizar una mejor gestión de los recursos humanos, destinando más personal a los sitios en los que habrá más demanda.

Datos para mejorar la calidad de vida

El análisis de la población también permite la implementación de políticas más acertadas, personalizadas y eficaces. Al mismo tiempo, los ciudadanos tienen un mayor grado de satisfacción con las instituciones públicas al percibir una mejora de sus servicios, por lo que se sienten más representados. A la hora de organizar actividades de ocio, la mejora también puede ser muy grande. Hablamos de adaptar el ocio a la movilidad de las personas. 

Conociendo el perfil de los ciudadanos y cómo se mueven, se podrán organizar las actividades en aquellos lugares con más confluencia de personas con determinados gustos, evitando que estas tengan que desplazarse para disfrutar de sus actividades favoritas. Y lo mismo pasa con la seguridad ciudadana. Gracias a los datos que nos aporta el Big Data, las fuerzas de seguridad organizarán de forma mucho más efectiva a su personal, pudiendo evitar determinados problemas que puedan ser previsibles conociendo la movilidad de las personas. 

En definitiva, el Big Data y la tecnología Mobility Intelligence son la herramienta perfecta para mejorar la calidad de vida, gracias a los datos que generamos a cada paso en la ciudad. Como hemos podido ver, la información sobre los desplazamientos de la población puede impulsar considerablemente la mejora de aspectos esenciales de nuestro día a día.