null

Qué es un Escritorio Virtual y por qué es la solución definitiva para el teletrabajo

La insfraestructura VDI se ha convertido en la herramienta perfecta para facilitar el trabajo en remoto y hacerlo más seguro.

 

A principios de este año, una pandemia global forzó a las organizaciones a implantar el teletrabajo de forma inmediata. Muchas empresas nunca habían trabajado de esta manera y, de un día para otro, cada trabajador hizo de su casa su lugar de trabajo, con todo el esfuerzo que esto conlleva. Pasado el confinamiento, la situación de alerta sanitaria se ha relajado, pero ante un futuro más incierto que nunca las empresas siguen apostando por el teletrabajo como un modelo que funciona y con muchos beneficios para organizaciones y empleados.

¿Pero cómo teletrabajar de forma segura? Si no tenemos en cuenta ciertas consideraciones, la información y sistemas de nuestra organización pueden verse seriamente comprometidos. Además de las recomendaciones para teletrabajar de forma cibersegura, es necesario ir más allá y apostar por nuevas soluciones que garanticen un acceso rápido y seguro a las herramientas y aplicaciones digitales desde cualquier lugar y dispositivo, como el escritorio virtual. 

Se trata de una tecnología basada en la virtualización de los entornos de trabajo de los empleados y su alojamiento en una ubicación controlada por la empresa. Para nuestro equipo no supondrá un gran cambio, ya que pueden disponer del mismo sistema operativo y aplicaciones con las que están habituados a trabajar. Cada persona accede a su entorno de trabajo personal desde cualquier dispositivo, como ordenadores portátiles, smartphones o tablets, pero de una forma controlada y segura.

Movilidad, pero en un entorno seguro

Esta solución ha sido diseñada para entornos con elevada movilidad, por lo que los trabajadores podrán disfrutar de un entorno de trabajo idéntico al que tendrían en un dispositivo corporativo desde cualquier ubicación con acceso a Internet. Así, los empleados podrán realizar teletrabajo desde sus casas sin poner en riesgo su salud ni la seguridad de los datos de su organización. 

Gracias a esta infraestructura, toda la información que se gestiona en los escritorios virtuales de los empleados estará bajo las reglas de seguridad corporativas. Esta tecnología permite que la información gestionada se aloje en servidores controlados por la empresa y no sea almacenada en el dispositivo del empleado, ya sea propio o de la empresa, lo que garantiza un entorno seguro.

Ahorro de costes y gestión centralizada

Los escritorios virtuales son ejecutados en el servidor por lo que la carga de trabajo de los dispositivos de los empleados es mínima, lo que supone una menor inversión económica en el hardware utilizado por los empleados que otros sistemas de teletrabajo. El despliegue de esta tecnología es sencillo y rápido, además de ofrecer una elevada escalabilidad, adaptándose a las circunstancias cambiantes de la empresa con más flexibilidad que otras opciones. El equipo de expertos TI no tendrá que preocuparse por configurar cada equipo de manera específica, ya que los escritorios virtuales permiten la administración de forma centralizada, lo que reduce los tiempos de gestión.

Por ello, los escritorios virtuales son la solución perfecta para el teletrabajo, ya que ofrecen a los empleados la posibilidad de acceder a los recursos y herramientas de la empresa desde cualquier ubicación y dispositivo. Y más allá de las ventajas de movilidad, esta solución ofrece el nivel de privacidad y seguridad que las organizaciones necesitan en la era del teletrabajo, adaptándose al nuevo contexto generado por la COVID-19.