null

El futuro de las organizaciones: ¿por qué depende más que nunca de la digitalización?

El avance de las nuevas tecnologías está facilitando formas de trabajar que hace unos años serían impensables. En países como Estados Unidos el trabajo no presencial estaba ya muy extendido. Sin embargo, en nuestro país, hasta la amenaza de la COVID-19, el teletrabajo era mirado con recelo por la gran mayoría de directivos.

Ahora nos hemos dado cuenta de que el presentismo no es la única forma de alcanzar la productividad y los objetivos marcados. La pandemia ha demostrado que somos suficientemente capaces de adaptar nuestra forma de trabajar y de relacionarnos a entornos desconocidos. Además, muchos hemos descubierto nuevas herramientas tecnológicas que nos permiten teletrabajar de forma inteligente.

Antes de la llegada del coronavirus a nuestras vidas, el modelo tradicional de ventas estaba sufriendo una transición hacia el ámbito digital, pero en la ‘era post-covid’ las empresas no pueden seguir eludiendo una ahora indispensable transformación digital.

Ante un panorama tan marcado por todo lo digital y caracterizado por la falta de presencia física, las organizaciones deben poder comunicarse y compartir información de forma segura con sus trabajadores, partners, socios, clientes, proveedores… Las relaciones laborales deben poder llevarse a cabo de la forma más fluida posible, los trabajadores deben seguir conectados entre ellos y el fácil acceso a la información ayudará a alcanzar objetivos de forma más eficiente.

En esta ‘nueva era’ también debemos garantizar las relaciones comerciales entre la empresa y sus clientes, cuidando su relación y tratando de maximizar su potencial comercial. El modelo de ventas tradicional ya iba perdiendo terreno frente a las ventas digitales o ‘sociales’ antes de la pandemia pero ahora… ahora es ya una necesidad para el futuro próximo de cualquier organización, como también lo es dotar a la fuerza comercial de las capacidades que nos ofrece la nueva era digital.

En este proceso de adaptación a un nuevo entorno de trabajo y de relaciones laborales, podemos ayudarnos de multitud de herramientas. Pero existe una que asegura la evolución del negocio y ayuda enormemente en la generación de la demanda, el desarrollo de las ventas y el servicio al cliente: el CRM.

Según Carlos Torres, socio-director de Nubecento, “en estos momentos en los que los comerciales no pueden tratar con los clientes de la misma forma, Salesforce nos ayuda a buscar nuevas maneras de captar su atención para seguir generando demanda y minimizar el impacto en el pipe-line comercial”. Además, añade que “será un acelerador para acceder a nuevos canales y dotar a todos los niveles de la organización, y no solo a la fuerza comercial, de los medios que posicionen a los clientes en el centro de los procesos, cuyo retorno directo es el incremento de su valor en nuestros resultados”.

Es el momento de aprovechar todas las herramientas que están a nuestra disposición para reducir la incertidumbre de esta era y empezar a trabajar juntos para sentar las bases de un trabajo en remoto exitoso. ¿Necesitas nuestra ayuda? Nuestros expertos analizarán todas tus necesidades para encontrar la solución que se adapte a tu organización.